Personajes de Xalapa: José Zaydén, cronista, historiador y coleccionista

Francisco de Luna

Una gárgola, un cráneo, el reloj con la manecillas detenidas, la cabeza de un venado, armas y decenas de objetos son la fachada de la casa del historiador de Xalapa, José Zaydén Domínguez.

Al entrar a la sala, la vista no alcanza para recorrer y observar cada una de las piezas que hay. Son miles, que ni él mismo ha podido contar para hacer el inventario.

Relata que se trata de una colección que se ha acumulado desde hace 200 años. Es una herencia familiar –recalca–.

Caminar entre los cuartos es casi imposible. Es un museo con diversas temáticas. Parece que las calaveras te miran, las armas te apuntan, los animales parecen saltar pero están quietos, disecados; a pesar de que han transcurrido 30 minutos, las salas de exhibición aún no termina de descubrirse.

Zaydén, como la mayoría de los xalapeños lo conoce, es historiador y licenciado en Derecho; le gusta la filosofía. Tiene 69 años, nació el 25 de septiembre de 1946 y es originario de la capital veracruzana.

Es hijo único. Su padre era de origen libanés; su madre nació en el puerto de Veracruz, pero de familia española “y lo único particular que te puedo decir es que soy el único Zaydén en el país”, cuenta mientras invita a pasar a su comedor, sitio que también está lleno de curiosidades.

Se jacta de tener la exclusividad del apellido y de la particularidad de contar con la sangre más rara del mundo “tengo la AB negativa, que es la sangre más rara del mundo”, explica y ríe mientras sostiene documentos de la historia de Xalapa.

Don José Zaydén cuenta que desde pequeño leyó todas las obras de Julio Verne y también de Emilio Salgari, “había leído gran parte de los clásicos y era un experto en ajedrez porque todas las noches jugaba con mi madre”, quien también –dice- le inculcó el hábito del excursionismo.

El museo

Su casa está ubicada en la calle Constitución número 28 de la colonia Centro, a media cuadra del mercado Jáuregui.

En ella ha adaptado nueve salas para el museo, con las colecciones que datan desde hace dos siglos.

Dijo contar con la tercera colección más importante de monedas del país; esa colección las tiene resguardadas en 400 vitrinas con todas las monedas y billetes del siglo XVI a la fecha.

Una de sus salas está dedicada a la cultura egipcia “todo es traído de El Cairo”, además de piezas prehispánicas con objetos del siglo V antes de Cristo, como de las culturas Olmeca, Tolteca, Totonaca, Maya, entre otras.

En otra sala de exhibición tiene armas antiguas; es una colección que habla de la evolución del armamento. Hay fusiles, balas de cañón, mosquetones, pistolas y más.

Dijo que por haber viajado por todo el mundo ha adquirido herramientas extrañas, por lo que habilitó un espacio dedicado con la temática de lo esotérico. Tiene cabezas reducidas de los indios jíbaros del Amazonas.

“Me traje mucho de la cultura del vudú de Haití; de muchas culturas antiguas me traje testimonios y los tengo en la sala. También traje máscaras de rituales de los siglos XVIII y XIX”.

Para recorrer este museo se requiere por lo menos tres horas para escuchar, observar, curiosear, cuidar en no tumbar las piezas porque son miles que concentrados en la vivienda.

Aquí, cientos de culturas y creencias se unificaron. La efigie egipcia comparte el mismo espacio con réplicas de las cabezas olmecas, mientras que la muerte con dragones y los dinosaurios con llaveros de lugares turísticos.

También tiene más de 6 mil volúmenes de libros (algunos de piel) del siglo XVI a la fecha, obras que comprenden todo lo que se ha publicado sobre la historia de Xalapa y Veracruz “nadie más lo tiene, solamente yo”.

Además, resguarda obras literarias raras: “tengo el segundo libro más antiguo de Veracruz, el más antiguo está en la Biblioteca de la prepa Juárez”.

El cronista tiene más de mil fotografías antiguas históricas de la ciudad de Xalapa. Asimismo refiere que cuenta con una gran colección de juegos de ajedrez en todos los tamaños y materiales.

Cronista

Con el nombramiento de cronista lleva nueve años; es decir, desde 2007, durante la administración de Ricardo Ahued, pero con el alcalde David Velasco Chedraui recibió el cargo de manera oficial.

Lleva tres periodos como cronista, y dijo que de acuerdo con la Ley Orgánica del Municipio Libre, se especifica que “cada tres años debe ser ratificado en el cargo por el cabildo”.

Confía en que podría ser nombrado, ratificado, aunque ya le correspondería al Ayuntamiento tomar la decisión.