Se quedan migrantes centroamericanos en Xalapa, informa DIF municipal

Los migrantes centroamericanos que llegan a Xalapa en su ruta hacia Estados Unidos prolongan cada vez más su estancia en esta capital, ocupando hasta dos meses los albergues que se ofrecen, reveló el titular del DIF municipal, Adolfo Toss Capistrán. En otros casos rentan cuartos o hasta casa, ya que encuentran una forma redituable de subsistir al pedir apoyo económico o en especie en cruceros y autobuses dentro de la ciudad.

“Hay un albergue que opera el sistema estatal DIF en la calle Chihuahua de la colonia Progreso, un albergue nuevo, una instalación sumamente bien hecha, donde nos están recibiendo a las personas que de alguna manera son extranjeras, es un albergue para inmigrantes, establecemos la coordinación con ellos. Llegan a estar desde un día, desde una noche. Hay personas que rebasan el mes o los dos meses en lo que el Instituto Nacional de Migración logra resolver su situación jurídica”.

Toss Capistrán dio a conocer que la llegada de migrantes satura los albergues, tanto en el puerto de Veracruz como en esta capital.

En el caso de los menores, la Aldea Meced a cargo del DIF municipal da asilo mientras se resuelve su situación de repatriación. “Menores hemos tenido hasta ocho o nueve menores extranjeros en la aldea, ocho días máximo”.

En el caso de las mujeres se les ofrece el albergue Medio Camino ubicado en la misma calle Chihuahua.

Dijo que en lo que va del año sólo han albergado a tres migrantes sin que se registre la llegada de niños en contraste de los 80 que albergaron en la Aldea Meced el año pasado.

El titular del DIF municipal reconoció que no hay indicadores de medición que permitan dar cifras exactas del número de migrantes que llegan a Xalapa, sin embargo enfatizó que es evidente la llegada de más migrantes a la ciudad.

“Lo que podemos observar y además lo puede hacer cualquier ciudadano es que sí han llegado más personas. El inmigrante que a lo mejor iba de tránsito y sí ocupaba aquí a Xalapa para estar tres, cuatro u ocho días ahora logramos ver a las mismas personas que vimos hace dos meses o tres meses, las seguimos viendo en paraderos. Han alargado su estancia”.

La mayoría provienen de El Salvador, Nicaragua, Guatemala, Belice y suelen identificarse por cargar una mochila en las espaldas, mostrar monedas o billetes de otra nacionalidad cuando se suben a un autobús o piden dinero en un crucero, además del acento.

De acuerdo a Toss Capistrán, este fenómeno ha provocado quejas de los habitantes de esta capital, quienes “no quieren ver gente pidiendo en algún crucero el dinero”. Ante esto el funcionario municipal recordó a la ciudadanía que el DIF no es policía ni departamento de migración por lo que no procede a retirarlos de la vía pública a menos de que sea menores de edad, sin embargo coordina acciones con el INM para que atiendan estos casos.